16 y embarazada

Me he encontrado con el programa "16 y embarazada" que pasan por el canal de televisión MTv.
Lo he visto por algunas semanas y me gusta mucho, me gusta el programa por que es muy ilustrativo y yo creo que invita a reflexionar a la juventud.

La idea de este blog no solo es de apoyar a las madres solteras, también la intención es de crear conciencia entre la adolescencia sobre la maternidad, que comprendan que no es cosa de juego y que un embarazo a cualquier edad cambia rotundamente la vida, es por eso que las chicas deben plantearse si quieren tan pronto comenzar con ese cambio que es irreversible y que comprendan que un bebé implica un gran compromiso y una muy gran responsabilidad.

Todas las chicas creemos que la vida con un bebé sera color de rosa sin ningún problema o preocupación, nos sentimos capaces de la maternidad por que pensamos que se trata de jugar a la "casita feliz" y poco nos preocupamos por las responsabilidades que tenemos que asumir. Más aún muchas chicas creen que si tienen problemas con su pareja, todo se resolvera con la llegada de un bebé y vienen a descubrir que no es verdad, y que en muchos casos un padre joven suele huir y dejarlas solas con la nueva responsabilidad y entonces descubren que un bebé no es un nenuco al que sólo hay que cambiarle el pañal y darle de comer. Viene la realidad y ahora ven que un bebé implica muchisimos cuidados, que no todo el tiempo duermen y se tiene que estar al pendiente de él las 24 horas del día.

Es así como cada ocho días veo a una chica descubriendo la realidad que suele ser totalmente distinta a la que esperaban. Muchas ven lo complicado que ahora es estudiar cuando también tienen que cuidar de su bebé, otras descubren que un bebé no arregla los problemas de pareja, otras descubren que el papá no es lo suficientemente responsable como ellas esperaban, y a todas esas mamis tan jóvenes las veo llorar y pasar esa etapa con gran dificultad cuando esta debería de ser una etapa maravillosa, llena de amor y plenitud, pero para eso la mujer debe estar preparada y conciente para entregarse con amor a todos estos cambios que llegan. Lamentablemente hasta yo misma entendí tarde todo esto.

Por eso aunque yo he sido muy feliz con mi hija, no recomendaría bajo ningun motivo a las adolescentes que fusen madres a temprana edad. No recomiendo tampoco el aborto, de ninguna manera, creo que la solución esta en el uso de anticonceptivos y promover una sana y responsable sexualidad.



 Yo he sido una chica con mucha suerte que esta bajo el cobijo de unos padres maravillosos que me incentivaron siempre a vivir mi embarazo con felicidad, a salir con la cara en alto y a amar a mi hija por sobre todas las cosas. Y pese a todo esto comprendí que la cosa no era sencilla y que había un montón de retos que enfrentar, pero no estaba sola. Pero ¿cuantas chicas corren con la misma suerte? ¿Cuantas ven truncado su sueño de estudiar? ¿Cuántas son echadas de su casa? ¿Cuántas siendo tan jóvenes tienen que trabajar y se enfrentan a una dura situación? Seamos realistas, son muchas, de hecho conozco pocas como yo que han tenido la oportunidad de seguir estudiando, la mayoría se enfrentan a un panorama duro. Y estando en la época de salir a fiestas, pasear con las amigas y estudiar, ya se ven cargadas con responsabilidades a las que podrían enfrentarse más tarde!

Por eso espero que ese programa llegue al interés de mis queridas adolecentes para que reflexionen y ejerzan una sexualidad responsable.

Hace tiempo me encontré por la red a una mami soltera y mexicana como yo. Me entusiasmo su manera de ver y vivir la vida. Recuerdo haberle pedido permiso para publicar en mi blog su relato de cuando se enteró de que sería madre y ella me lo otorgo así que hoy les dejó su relato y el link por si gustan visitar su blog

Relato de Bere
blog: Por la vida

De cómo me enteré que sería mamá

Como les platicaba, mi hijo nació hace 1 año 9 meses, así que parece lejano el día que supe que estaba embarazada, pero aún lo recuerdo perfectamente, supongo que a todas les pasa igual, pero como cada historia es diferente ahí va la mía.



Fue a finales de mayo 2008, yo tenía 26 añitos (una bebé, ajá!), y aún seguía en mi plan de amigos, fiestas, cine, etcétera, etcétera. Ahora que lo pienso, sigo extrañando el cine, las fiestas y los bares ya no me apetecen, pero cada vez que veo anunciada una película mi espíritu cinéfilo despierta de su sueño.



Recuerdo que mi periodo se atrasó alrededor de una semana, no demasiado, pero sí algo raro, además de que sentía mi cuerpo diferente. Pero aún no pensaba que Gabriel ya estaba empezando a crecer con sus primeras células en mi cuerpo.



Así que al ver que los días pasaban, y el periodo no llegaba, para no crear más dudas y nervios fui a un laboratorio, y con los nervios comiéndome me hice una prueba, el resultado lo recibí más tarde: POSITIVO! Ay, Dios mío, mi primera reacción fue de felicidad, y lo primero que pensé fue: Es niño. Por qué? No lo sé, simplemente sabía que era niño. Después cuando alguien me decía que podía ser niña, me parecía que no sabía de lo que estaba hablando. No crean que era por no querer una niña, me encantan las niñas, tan lindas, pero yo seguía pensando que era niño, así que me molestaba que se confundieran, jaja. Ah, porque todo mi embarazo fue genial, pero yo estaba más insoportable que de costumbre.



En fin, a pesar de que mi primera reacción fue de felicidad, las siguientes reacciones fueron nervios, miedo, estrés. Soy madre soltera, así que pensaba cómo le diría a mis papás, qué iba a hacer yo para que ese pequeño bebé estuviera bien, si tenía la capacidad económica, emocional y moral para educarlo y ser su madre en toda la extensión de la palabra. Con el papá, lo cierto es que ya nos habíamos separado, no tenía contemplado decirle, hasta semanas después lo pensé. Pero incluso ahora no conoce a Gabriel, él es una buena persona, pero hasta las buenas personas toman malas decisiones, y así fue. No podría guardarle rencor ni resentimiento alguno, sé cuáles fueron mis errores y cuáles los de él, y también tengo presente que una parte de él está en Gabriel, y pienso que es la mejor parte. No hay más que decir al respecto.



La primera que supo fue mi mejor amiga, Selene, le conté para liberar un poco de estrés, y además porque necesitaba decírselo a alguien. Tenía que decirle a mis papás y hermana, pero eso me causaba algo de temor, y no me sentía preparada.



Para no hacer el cuento largo, le conté a mis papás al cabo de dos semanas, y recibí de ellos más apoyo y cariño del que hubiera podido esperar. No es que pensara que me iban a correr de la casa ni nada parecido, pero tampoco esperaba que me dijeran que contaría con todo su apoyo incondicional. Es de esas cosas que uno agradece infinitamente porque son totalmente inesperadas.



No me fue fácil aceptar que mi vida cambiaría tan radicalmente, pero afortunadamente conté con el cariño de muchas personas. Y al final, pienso que me ayudó mucho mi optimismo excesivo, algunos días me deprimí, obviamente, pero la verdad es que fueron muy pocos.



En cambio los días de alegría se multiplicaban, sentir los movimientos de mi bebito, ver crecer mi pancita, comprar su primera ropa, ver el ultrasonido, escuchar su corazón!! Ah, qué bello sonido, el bum-bum-bum más hermoso que he escuchado en mi vida, casi lloro.



De cuidar niños, yo no sabía nada, así que me consolaba leyendo libros de bebés, con la esperanza de encontrar la información suficiente para no ponerle el pañal en la cabeza, y no darle papillas el primer dia de nacido, jaja, exagero, lo sé, pero así me sentía.



Desde ese tiempo comprendí que ser madre era mucho más complicado de lo que yo hubiera podido imaginar, desde entonces tuve que tomar decisiones por alguien más que no era yo, y que seguramente sería muy diferente a mí, y todo sin saber si sería lo mejor, simplemente esperando que esa decisión que tomaba era lo mejor para Gabriel y para mí. Quizá nunca tendré la certeza de que he tomado buenas decisiones, pero le repito a mi pequeño que todo lo haré pensando en nuestro bienestar, no como seres individuales, sino como la familia que somos. Pero también ha sido genial tener a mi pequeño, sentir sus pataditas, verlo nacer, crecer, ser testigo de cómo adquiere más y más habilidades... no tiene comparación con nada!

Padre soltero

Me ha sorprendido escuchar que cada vez es más común que existan padres solteros. Ahora no son sólo las mujeres las que crían a sus hijos solas, ahora también son  los varones los que se encuentran en está situación y lo he visto con mis propios ojos, porque uno de mis tíos es padre soltero y el se encarga de sus hijos, aunque desde mi punto de vista no lo esta haciendo bién. Yo creo que el criar a los hijos implica más allá de una manutención, hay que darles cariño, amor y tiempo a los hijos. Pero finalmente no sy nadie para juzgar así que continuare con el tema.
Pero aquí dejo un poco de la información que he encontrado en la red ya que dicha información me ha parecido sumamente interesante eh importante.




Cada vez es más común ver como muchos niños son criados por sólo uno de sus progenitores, ya sea un padre soltero o una madre soltera. Puede resultar una tarea difícil pero si se tiene las ideas claras del principio, el hijo llevará una vida normal.
Independientemente de si los padres se separaron, o si alguno sufrió un accidente o simplemente no quiso asumir su responsabilidad, el caso es que estos niños no son criados en el seno de una familia tradicional.

Si bien es cierto que el papel de estos padres solos puede ser complicada o exigente, no quiere decir necesariamente que sea una tragedia o que el niño va a crecer mal.

Es innegable que si ambos padres están, pues el niño se sentirá más apoyado y no sentirá ausencia, culpa, angustia ni tampoco se verá afectado su desarrollo, al menos no por este motivo. Pero, lo que hay que tener claro es que los niños necesitan amor, autoridad y guía, así como un soporte emocional, y para esto a veces un padre es más que suficiente.
Se trata al fin y al cabo de enseñar al niño a sobrellevar la falta de uno de sus progenitores, sin que esto implique una tragedia en su vida, o un trauma inmanejable.

El niño debe comprender que su familia es la mejor que tiene, aún cuando sea más pequeña que otras y que no debe sentir lástima de sí mismo. Por otro lado, el progenitor solitario debe ser consciente de su condición y no caer en excesos de protección o intervención en la vida de su hijo, ni tampoco querer que este hijo se dedique a él por el resto de su vida. Tampoco debe un padre solitario sentirse culpable o víctima de una situación inmanejable, porque ahí sí haría daño a su hijo, pues le transmitiría todos sus sentimientos de inseguridad.

Si se tienen claras las posiciones, el criar a un hijo sin la ayuda de una pareja, puede no sólo no ser un problema, sino incluso llegar a ser muy gratificante; es cuestión de mucha tranquilidad.